La extraña dictadura venezolana

CNE anunció cronograma electoral 2017
 

A fines de octubre de 2016, la extraña “dictadura” imperante en Venezuela dará inicio a una importante serie de eventos electorales que incluirán la recolección de manifestación de voluntades para un eventual referéndum revocatorio del mandato presidencial, el eventual referéndum revocatorio propiamente dicho, elecciones internas de partidos políticos, elecciones de alcaldes y elecciones de gobernadores. Prácticamente todo el año 2017 será electoral. Y sin embargo, algunos medios de comunicación y algunos opinólogos de oficio seguirán hablando del recorte de libertades en Venezuela y de la falta de democracia. “Cosas veredes, Sancho”, diría Don quijote de la Mancha.

Primero es lo primero

El Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano aprobó el pasado 21 de septiembre el cronograma para la recolección del 20% de las manifestaciones de voluntad de ciudadanas y ciudadanos para activar el mecanismo de referéndum revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro.

Las normas utilizadas para todo este proceso pueden ser consultadas en la página web del organismo, donde se encuentra también el reglamento que regula la realización de referendos revocatorios aprobado el 18 de diciembre de 2007.

Esta recolección se realizará los próximos 26, 27 y 28 de octubre en todas las entidades federales que componen la República Bolivariana de Venezuela. Para activar el mecanismo refrendario, los convocantes debieron previamente activarse a través de la presentación del 1% de las firmas del padrón electoral, paso que los sectores opositores agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD, derecha) cumplieron el pasado 2 de mayo.

El Poder Electoral (que en Venezuela es autónomo) recibió de la MUD 80 cajas con 200.192 planillas que posteriormente al ser digitalizadas, arrojaron una total de 1.957.779 registros, de los cuales 1.352.052 cumplieron con los criterios establecidos y 605.727 no cumplieron con los mismos.

Entre estos más de 600.000 firmas rechazadas se detectaron personas fallecidas, menores de edad, personas que intentaron firmar más de una vez, nombres y documentos de edad inventados o no coincidentes, firmas no coincidentes con los datos del elector y otras irregularidades, motivo por el que el Poder Electoral solicitó al Ministerio Público investigar dicho proceso.

Si bien fueron aceptadas 1.352.052 firmas, solamente 399.412 personas asistieron a ratificar su firma ante las oficinas del CNE de cada Estado. De todas maneras, el requisito del 1% del Registro Electoral Permanente de cada entidad federal fue cumplido cabalmente.

Como decíamos anteriormente, la manifestación de voluntades se realizará a los largo de tres días entre el 26 y el 28 de este mes, para lo cual se tomará el Registro Electoral cerrado el 30 de abril de este año, integrado por 19.465.638 electores y electoras. El 20% de éste un número es 3.893.128 electores y electoras que deberá alcanzarse en cada entidad federal de acuerdo al número de electores registrados en la misma.

La condición de que los distintos porcentajes para activar este proceso (1% para iniciar y 20% para solicitar) deba ser cumplido en cada una de las entidades que compone el país es que la República Bolivariana de Venezuela es una federación. Incluso su nombre original fue Estados Unidos de Venezuela, por lo que cada una de las 24 entidades federales tiene el mismo peso desde el punto de vista institucional.

La recolección de manifestaciones de voluntad se realizará de 8:00 a 12:00 y de 13:00 a 16:00 horas en 5.392 máquinas habilitadas para la recolección, distribuidas en 1.356 centros electorales ubicados en los 335 municipios del país y desplegados en 776 parroquias.

El pasado miércoles 5 de octubre se instaló la mesa técnica que dará seguimiento a todo el proceso y que está compuesta por el CNE, así como por la MUD y el PSUV..

En la reunión fue entregado el listado de la infraestructura electoral que será desplegada para la jornada, así como también se brindó la información sobre la preparación y configuración de las diferentes plataformas tecnológicas que se habilitarán para el evento.

Para el proceso de recolección de manifestaciones de voluntad, el CNE ya había realizado el pasado 23 de septiembre, con la participación de las organizaciones con fines políticos, la auditoría del Registro Electoral, la cual finalizó sin observaciones. Asimismo, se realizó con éxito la prueba de ingeniería.

Los pasados jueves 13 y viernes 14 de octubre se realizó satisfactoriamente la auditoría del software y se realizó también la capacitación de los operadores que participarán en la jornada.

Sólo faltan los firmantes.

Y después, a votar

En caso de que los convocantes logren obtener el 20% de adhesión a su iniciativa de revocar el mandato presidencial en cada entidad federal, el referéndum se realizaría el primer trimestre de 2017. En esa instancia debe participar al menos el 25% del padrón electoral, se debe obtener al menos la misma cantidad de votos que obtuvo el mandatario cuando fue elegido (en este caso 7.587.579 votos) y además vencer a la opción que promueva la continuidad del mandato presidencial.

En caso de que los promotores de la consulta triunfaran, asumirá el mandato el Vicepresidente Ejecutivo de la República, quien concluirá el período de Gobierno hasta el 10 de enero de 2019.

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, anunció este martes el cronograma de elecciones que se realizarán durante 2017.

“Las elecciones regionales (estadales) fueron establecidas para finales del primer semestre del 2017 y las elecciones municipales para segundo semestre”, destacó.

En los meses de marzo y abril se podrán realizar las elecciones primarias de las organizaciones que lo soliciten, dijo la titular del Poder Electoral.

“Si una organización con fines políticos quisiese hacer primarias, las debe solicitar en el mes de febrero en el lapso que prontamente vamos anunciar”, señaló Lucena.

Con la probación del calendario de actividades por parte del CNE, la Junta Nacional Electoral (organismo del CNE que se encarga de la organización de los procesos electorales) quedó habilitada para presentar al organismo los cronogramas correspondientes con todos los extremos técnicos, administrativos y financieros necesarios para su cumplimiento, así como con los procesos de auditorías que brindan las garantías requeridas por todas las partes involucradas en estos procesos electorales por venir.

Un poco de memoria...

En las pasadas elecciones regionales realizadas en 2012, el chavismo agrupado en el Gran Polo Patriótico Simón Bolívar (GPP) obtuvo 21 de los 24 gobiernos de entidades federales en disputa con el 56,2% de apoyo y más de un millón de votos de diferencia en relación al 44,8% obtenido por la MUD.

Del mismo modo, en las elecciones municipales realizadas en 2013, el chavismo obtuvo 270 del total de 335 alcaldías con que cuenta la República, con 48,7% de respaldo y cerca de un millón de votos de ventaja en relación al 39,3% de la MUD.

La mayor cantidad de votos que hasta ahora ha obtenido la oposición en evento electoral alguno fue en las pasadas elecciones de diputados a la Asamblea Nacional, en diciembre de 2015, en las que la MUD obtuvo 56,2% y casi dos millones de votos con relación al 40,9% cosechado por el GPP, aun cuando el ordenamiento electoral venezolano le permitió a la MUD hacerse con el 67% de los escaños parlamentarios.

De todas maneras, el resultado de la elección en el estado Amazonas fue suspendido cautelarmente por parte del Tribunal Supremo de Justicia ante una serie de irregularidades vinculadas a la compra de votos de comunidades indígenas, por lo que fue anulada la designación de dos diputados de la MUD y uno del PSUV.

Esta última elección se produjo en medio de la mayor crisis vivida en la historia de Venezuela, con una caída de más de 70% de los precios del petróleo y en medio de una brutal guerra económica que incluyó especulación y desabastecimiento provocado de artículos de primera necesidad, así como fuertes e ilegales operaciones cambiarias destinadas a minar el valor del bolívar (moneda venezolana).

Al mismo tiempo, colosales presiones del gobierno norteamericano y los principales referentes de la derecha a nivel continental y mundial, así como los medios de comunicación hegemónicos a nivel global, lograron incidir en el resultado de dicha elección.

Adicionalmente, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pretendió convertirse en un actor en la política interna de Venezuela y ha acaparado titulares respaldando explícitamente a la MUD y a sus principales actores y atacando expresamente al chavismo y sus liderazgos.

Sin embargo, la MUD no ha logrado sostener las posiciones de relativa unidad de acción que los llevó a ese triunfo de diciembre de 2015, enfrascada en una lucha intestina por los liderazgos nacionales, regionales y locales, así como por las distintas estrategias para lograr lo que hasta ahora ha sido su único objetivo explícito: salir del gobierno del presidente Nicolás Maduro por cualquier vía y barrer al chavismo como expresión política de los sectores anteriormente excluidos y hasta ahora invisibilizados de la sociedad venezolana.

Como siempre a lo largo de la Revolución Bolivariana, será el pueblo quien tenga la palabra y decida sobre su propio destino.

Comentarios